Oaxaca en estado de sitio. Policías y paramilitares de Santa Lucia,
disparan contra maestros, periodistas, estudiantes, colonos y miembros
de la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO) y asesinaron
a Brad Will de Indymedia Nueva York de dos balazos en el pecho.

La Embajada de EU en México mintió, en un comunicado oficial,
que Will fue muerto en una manifestación violenta por parte de la APPO,
cuando material fílmico muestra claramente que no se trató de un tiroteo
entre grupos sociales, sino una agresión criminal de para-militares en
contra de la población oaxaqueña, incluyendo los periodistas que cubrían
la información.
La Embajada de EU describe una situación muy diferente a los hechos
ocurridos este viernes en la mañana, ya que es obvio que niega que
se trató de un asesinato en contra del periodista Will por parte de
agentes que estuvieron disparando impunemente en contra de una
multitud que se defendía con piedras y cohetones, mientras ellos
recibían balas asesinas.
El gobierno mexicano es responsable del asesinato de Brand Will, periodista
independiente de Indymedia Nueva York, luego de que agentes judiciales al
servicio del gobernador Ulises Ruiz, atacaron una barricada donde se encontraban
otros periodistas, incluyendo Oswaldo Ramírez del periódico Milenio Diario, quién
también fue herido, al igual que 3 maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional
de Trabajadores de la Educación (SNTE).
Sólo hace dos días, agentes del gobernador mostraron sus metralletas AK y R15
ante una multitud de maestros y colonos que protestaban por la visita del
gobernador a una biblioteca que fue puesta en funciones por el funcionario.

Will fue asesinado la mañana del viernes en el Municipio de Calicante,dentro de
la capital de Oaxaca, cuando filmaba escenas de los paramilitares disparando
a maestros y asambleistas del pueblo de Oaxaca, al igual que otros periodistas
mexicanos que observaron, como una docena de franco-tiradores disparaban en contra
de los que defendían las barricadas.
Los periodistas cubrían las acciones de presión para que renuncie el gobernador
Ulises Ruiz, señalado como el autor intelectual de los asesinatos contra el pueblo
de esta entidad sureña, mientras el gobierno federal lo solapa y niega que
exista un clima de completa descomposición gubernamental acompañada
de una represión selectiva que ha producido muchas víctimas, desapariciones,
encarcelamientos y tortura por parte del estado.

Este asesinato del documentalista Brand Will se suma a la de otros 13 asesinatos
impunes, que la Procuraduría General de la República ha tolerado y protegido, para
no detener a miembros de cuerpos para militares utlizados públicamente por el
gobernador Ulises Ruiz, ante su incapacidad para poder resolver el problema
de más de 70 mil maestros del estado de Oaxaca.
El gobierno de Vicente Fox ha dejado que el conflicto se alargue por más de
159 días, sin que hasta el momento se pueda tener una esperanza, que las fuerzas
represivas del gobernador, dejen de balear a miembros de la APPO, maestros,
colonos y ahora periodistas, que están siendo reprimidos por cubrir la información
del conflicto, mismo que se vuelve más violento cuando se trata de llegar algún
acuerdo.

La Procuraduría General de la República(PGR) declaró que intervendrá para
investigar el asesinato de Brand Will, esto ante la incapacidad de la Procuraduría
de Justicia del Estado, complice del gobernador.
La Procuraduría de Justicia del Estado de Oaxaca ha sido responsable de proteger
a los agentes de seguridad que han participado en balaceras con metralletas,
quemando vehículos y secuestrando a ciudadanos que simpatizan con los
maestros oaxaqueños.
A pesar del clima de descomposición gubernamental para garantizar el trabajo de
los medios de comunicación masiva, el gobierno de Vicente Fox continua
ignorando los reclamos de la población para frenar la represión desatada por
Ulises Ruiz en contra de la APPO, maestros y ahora periodistas nacionales y
extranjeros.
Los periodistas condenan estos actos que atentan contra la libertad de expresión y
la libertad de todos los mexicanos, pues es obvio que el gobierno federal y la
Cámara de Senadores han fallado en forma muy peligrosa, en beneficio del
gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz, protegido por la alianza PRI y PAN con
el fin de evitar que enfrente un juicio político por los asesinatos ordenados
por sus mandos policíacos.
Flavio Sosa vocero de la APPO denunció que el gobernador Ulises Ruiz ha
emprendido una ola de ataques asesinos en contra de la organización, mientras
los integrantes de su grupo social aportan los muertos, sin que nadie frene
a los asesinos a sueldo utilizados por el gobernador.
El clima de violencia desatado por las fuerzas paramilitares del gobierno hacen
casi imposible la tarea de los periodistas, independientemente que el pueblo de
Oaxaca sufre la represión de las autoridades y no se descarta una escalada aún
más violenta como la ocurrida en San Salvador Atenco, en el Estado de México.

Ahí, fuerzas combinadas del gobierno federal y del propio Estado de México,
ejecutaron una operación represiva que terminó con dos muertos, 27 mujeres
violadas, encarceladas y torturadas, al igual que más de un centenar de hombres
y cinco extranjeros deportados por encontrarse en el lugar de los hechos a la hora
equivocada.