Querida Charo; adhiero a las recomendaciones contenidas en las cartas dirigidas, recientemente, a las señora Maigret, respectivamente, por el capitán Hastings:  http://canarias.indymedia.org/newswire/display/14177/index.php y por el detective Hercule Poirot:  http://indybay.org/newsitems/2006/12/08/18335880.php . En efecto, los síntomas de conspiración mediática para descomponer – recomponer- los conceptos de Estado Nación, de ciudadano y de instituciones multilaterales son manifiestos. Hace tiempo que nosotras expresábamos la insoportable náusea que nos inspira el fango en el que nos metimos para chulear a nuestro chulo, Pantaleón. Claro que lo que sobramos somos putas y chulos y por tanto, nos dirigíamos a San Pantaleón, porque solamente un milagro nos podría salvar:  http://www.indybay.org/newsitems/2006/04/23/18173301.php Obviamente, no creemos demasiado en milagros, aunque a ti te han redimido la señorita Marple y la señora Maigret y la primera es virgen y la segunda no “conoce” otro barón que el comisario. Imaginamos que tu redención se debe al hecho que en tu vida sentimental no hay otro hombre que Pepe Carvalho, aunque tienes que ganarte la vida en el puterio.

Así, como médium ocasional de Carvalho, habrás sido aceptada en el medio detectivesco con la dignificación con que os honora, en la carta mencionada, el detective belga. Nosotras, por el contrario, olvidadas por San Pantaleón, seguimos en el fango, pese a que nuestra náusea sea cada vez más intensa y a lo fácil de salir del mismo que parece proclamar tu hombre:  http://sf.indymedia.org/mail.php?id=1726237


Como Poirot y Hastings, mantengo que es urgente para todos los que compartimos la preocupación de la señora Maigret por la conspiración mediática aludida, encontrar alternativas de terapia, puesto que los síntomas son ya lo suficientemente explícitos.


Aunque compartimos esta opinión, consideramos que podríamos aún avanzar en la identificación de los rasgos globales de los síntomas. Así, por ejemplo, si, en efecto la pocilga se manifiesta en las actualidades de Argelia y de Marruecos, este sábado 9 de diciembre, como podemos comprobar en las siguientes aperturas de portada:


Argelia:

El Watan

“Les scandales financiers éclaboussent l’État. Banques publiques, la grande saignée” [Los escándalos financieros dinamitan el Estado]


Liberté

“La france livre 18 avions rafale au maroc. Course aux armements au Maghreb” [Francia hace la entrega de 18 aviones que descargan ráfagas a Marruecos] Comienza la fiebre armamentista en Magreb]

Lo más grave no es, precisamente, el alarmismo por el armamento del vecino con aviones que disparan ráfagas; parece mucho más inquietante el hecho de considerar que la decisión marroquí no es sino una réplica al precedente armamento argelino, que implica procesos de respuesta; intrigas de alianzas y mercados de armas, todas ellas características de barrizal y de campo minado:

Obviamente, el gran contrato de compra de armas a Rusia, iniciado por Argelia, ha provocado pánico en el reino alauita. Marruecos considera que la consolidación de la defensa aérea argelina gracias a la compra de una gran flota considerable (Unos 60 aviones de combate: 37 Mig 29 y 28 Sukkoi 30) es una clara amenaza para ellos.



Marruecos

Aujourd’hui le maroc:

“Annajat: Abbas El Fassi trainé en justice” [Annajat: Abbas El Fassi ha sido procesado]

El asunto "Annajat" está en plena efervescencia. Abbas El Fassi, ministro sin cartera y secretario general del partido Istiqlal ha sido denunciado por corrupción y por consentimiento de tráfico de influencias, ante el Procurador del Rey, el pasado 30 de noviembre. En esta denuncia, de la que nuestro periódico ha conseguido una copia, los querellantes, tras una exposición del ya conocido delito, orquestado por una sociedad de los Emiratos Árabes, afirman haber sido engañados por mentiras y manipulación de hechos, por el entonces titular del ministerio de Empleo, Abbas El Fassi. [...] y que nos estamos olvidando de las decenas de millares de víctimas de esta estafa en, por lo menos 9 países entre los que se encuentran Siria, Kenia, Jordania y Pakistán.

Libération


“Le Code de la nationalité sur la sellette” [El código de nacionalidad en el punto de mira]

“Quiero que mis hijos puedan tener mi nacionalidad”; la Asociación Democrática de Mujeres de Marruecos ha decidido relanzar la movilización por la revisión de la legislación sobre el derecho a la nacionalidad.. Millares de mujeres marroquíes reivindican el derecho de trasmitir su nacionalidad a sus compatriotas casadas con extranjeros. Ha pasado ya un año y medio desde que el Soberano proclamara, en su discurso del 20 de julio de 2005, su deseo de que se procediera a las reformas constitucionales pertinentes para lograr este objeto.


l’Économiste

“Assises nationales du tourisme. Les questions qui fâchent sont à Agadir. Le «pilotage du programme» cache en fait le tabou du pouvoir” [Foro Nacional de turismo. Las preguntas incómodas flotan en Agadir. El “pilotaje del programa” oculta, de hecho, los tabúes que impone el poder]

No son preguntas de respuesta fácil. En efecto, el turismo implica a la sociedad marroquí y por su parte, la política turística implica a la política y no solamente a la política económica. Así, se difuminan las cuestiones de los poderes locales – de regiones, de municipios y de Consejos Regionales de Turismo- y cada una de las autoridades territoriales resuelve sus consultas con el Estado. Además hay temas tabúes: el gobierno y el ministro de Turismo se han comprometido en alcanzar la cifra de 10 millones de turistas, en 2010.

L’opinion “Consolider l’Etat de droit” [Consolidar el Estado de derecho]

“Sin embargo, pese a la pública adhesión de la mayoría de los Estados a la Proclamación Universal de Derechos Humanos; es obvia, desgraciadamente, la violación permanente de los mismos”.





Sin embargo, en ambos casos, es, asimismo, explícita la presencia de rasgos de reconstrucción de los conceptos afectados:

Argelia:


El Moudjadhid

“Paix et la réconciliation nationale. La mise en œuvre de la Charte a comencé. Ces textes qui survivront aux passions” [Paz y reconciliación en Argelia.] La Carta ha sido ya puesta en aplicación. Los textos que substituirán a las pasiones]

La Tribune

“3 décrets visant à moraliser la vie publique sont publiés au Journal officiel. L’organe de lutte contre la corruption et la déclaration de patrimoine des élus et agents publics” [El Boletín Oficial ha publicado tres decretos que se proponen moralizar la vida pública.: el organismo de lucha contra la corrupción y la declaración patrimonial jurada de responsables políticos y de altos funcionarios, antes de la toma de posesión de sus cargos]

Marruecos

Le Matin

“IXe session de l'ISESCO à Rabat. «Forger les esprits et former les générations de demain» recommande S.M. le Roi dans un message aux participants” [Novena cumbre de Organización Islámica para la educación, las ciencias y la cultura (ISESCO) en Rabat “Forjar las mentes y formar a las generaciones de mañana”. Recomienda Su Majestad el rey, en un mensaje a los participantes]


.
No pensamos que en alguno de los dos casos expuestos se produzca un equilibrio entre la “cara” y la “cruz” de la actualidad. Por el contrario, el foso del fanguedal, como mostraban las dos últimas cartas dirigidas a la señora Maigret, aparece cada vez más infranqueable y éste dinamita las pálidas promesas de reinserción en la ciudadanía que parecen querer inspirar los últimos artículos citados. La pacificación y reconciliación argelinas resulta ya una imagen demasiado recurrida en la actualidad argelina desde hace ya unos años; la sangría financiera que se produce en la banca pública argelina se ha generado en este mismo clima de sosiego nacional. De la misma manera, los buenos propósitos sobre educación evocados por Mahamed VI están profundamente afectados por la implicación que proclamara el mismo, hace ya más de año y medio, en la resolución de un tema, como el reconocimiento de nacionalidad marroquí a hijos de marroquíes casadas con extranjeros. En cualquier caso, el testimonio de las constantes y globales violaciones a las Proclamaciones institucionales de Derechos Humanos que aporta “Opinión” ya nos parecería suficiente.


Este rasgo aparece de forma diferente en los medios de comunicación de territorios “desarrollados”. Los últimos no presentan contrastes tan fuertes en la “cara” y en la “cruz” de la actualidad. En efecto, en estos contextos, la reconstrucción de la ciudanía – Estado Nación, ciudadano, organismos multilaterales- se forjan en imperativos categóricos: cotizaciones, balances, índices, variables...Es, en suma, lo que Melanie Klein explica en No Logo  http://en.wikipedia.org/wiki/No_Logo , un “envoltorio” que se impone al impacto del foso , que se impone, en los ejemplos expuestos. Hay diferencias, por supuesto, en los discursos del poder de Bouteflika y de la monarquía marroquí, entre otras cosas porque el primero no recibió el poder de la antigua metrópoli. La “reconciliación nacional” que ofrece el primero, es, asimismo, un intento de unificar las fuerzas de los resistentes al Estado francés y las derivas de las mismas en sangrientas confrontaciones, mientras que el proyecto de la monarquía marroquí es adaptar Marruecos a los modelos de la Unión Europea y a los intereses económicos de la misma. Hasan II era uno de los grandes inversores de la Bolsa de París. El turismo es un sector motor de la economía marroquí, como muestra, tan amargamente, “L’Ëconomiste”. No es el caso de Argelia, que tiene una economía mucho más basada en las energías fósiles, como el gas o el petróleo.

En ambos casos, como ocurre en las actualidades francesa o española, los proyectos y los discursos del poder se expresan en variables e índices, tangibles, en el mercado y en el contexto del mismo. Pensamos que las variaciones observadas en los discursos de las actualidades de Argelia, España, Francia y Marruecos son explicables por las etapas de penetración del modelo de desarrollo de la globalización financiera; a medida que se impone el imperativo categórico del mercado.

Los Estados y los mercados están implantados a diferentes grados en cada uno de los territorios expuestos, sin embargo, las estrategias de las conspiraciones mediáticas de los mismos no son tan diferentes: la corrupción es omnipresente e impactante; el mercado no solamente está siempre sino que el peso del mismo en la cotidianidad es cada vez mayor: la corrosión de los conceptos implicados en la conspiración que nos proponemos combatir es constante.


En las circunstancias expuestas anteriormente, que ya fueron expuestas por Carlos Ortiz de Zárate, hace ya tiempo, en “La feminización del discurso del poder”:  http://argentina.indymedia.org/mail.php?id=138870 , creo que, como se afirma, vulgarmente, “de puta a puta, taconazo”, como parece indicar Carvalho en su carta, ya mencionada, a Bienvenida Pérez y nosotras podemos ser útiles en estrategias de intrigas. No pensamos que el antídoto a la pocilga pueda plantearse fuera de la misma. Por el contrario, como también se afirma, vulgarmente: el “mal con el mal se cura” y nosotras mismas somos las agentes del mal.

No pretendemos asustarla, querida Charo, no pretendemos adentrarla en el mal. Nuestra experiencia en el fango nos ha dejado muy claro que “donde todo vale, nada vale”. Nos parece obvio que arrastrarnos en el fango es una de las estrategias fundamentales de la conspiración de la que nos ocupamos en  http://www.webs.ulpgc.es/agora/comAsig2.htm . No solamente estamos lejos de proponer el adentramiento en la basura, sino que queremos llegar al reciclaje de la misma. Tenemos, nos parece, que proceder, como indicaban previamente el capitán Hastings y Hércule Poirot, por una identificación de los componentes de esa basura, para plantearnos usos alternativos de los mismos en la producción del antídoto. Tampoco debe interpretar usted que proponemos el reformismo. Por el contrario, el antídoto debe ser tan corrosivo como el veneno. Así, por ejemplo, pensamos que tenemos intereses comunes en el proyecto de “Paz y de Unidad” de Bouteflika, pero los escándalos financieros del régimen nos parecen un grave obstáculo para el alcance de los objetivos proclamados por el presidente de la República; compartimos los buenos deseos de Mohamed VI, pero no nos parece ver indicios en el mismo de poner en práctica estos buenos deseos.

Nos parece oportuno apoyar los buenos deseos y conseguir resultados en la puesta en práctica de los mismos. No pensamos que debamos desperdiciar energías en continuar lamentando la incidencia de la conspiración que denunciamos o en tratar de combatir en campos de batalla en los que no tenemos constancia de alcanzar resultados.

Nos parece, finalmente, que la estrategia que proponemos, de concentrarnos en objetivos alcanzables, es lenta y obstinada, pero es alcanzable. El último dicho popular que nos permitimos evocar “Quien mucho abarca poco aprieta”, porque, como han indicado mis predecesores, el arma más potente de la conspiración que nos proponemos combatir, nos parece ser la difusión de la autocompasión. Nos hemos aislado en el autismo de la autocompasión. El alcance, a corto plazo, de objetivos, por pequeños que fueran éstos sería el mejor antídoto que podemos encontrar.

Puede usted, si le parece más cómodo, excluirnos por el anatema de la ingenuidad , de la utopía o del cinismo o simplemente por ser instrumentos del poder. Sabemos, sin embargo que usted está de acuerdo con nuestros planteamientos y con nuestras propuestas. Otra cosa sería el temor que mostrar su acuerdo con las mismas podría provocar exclusión para usted al ser identificadas con el fango que nosotras representamos.

Créanos, querida Charo, si usted priorizara el último supuesto estaría sumirgiéndose en el autismo. Las trabajadoras del sexo sabemos que el fango de dentro no se produciría si no existiera ya fuera. Es más, normalmente formamos parte del contexto del fango de fuera. La única alternativa no es “de puta a puta taconazo”, se da las circunstancia de que en las “cloacas” se producen, asimismo, signos de solidaridad. Aunque no hemos trabajado en las Ramblas y no hemos coincidido con tigo en otros ambientes sórdidos, sabes muy bien que habría mucho más espacio de entendimiento y de complicidad, entre nosotras, que de discordia y de rivalidad. Juntas podemos hacer grandes avances en la identificación de los ingredientes de la basura, juntas podemos intrigar para activar los mismos en revulsivos.